Realmente no hay ninguna regla que prohíba la mezcla de verduras y flores en un jardín. De hecho, tu huerto puede beneficiarse de la adicción de algunas flores o hierbas junto a sus hortalizas. Plantar flores en tu huerto no solamente embellece este rincón, sino que ayuda a proteger tus verduras de plagas o insectos, además de hacerlas más productivas.

Uno de los grandes beneficios de esta mezcla es atraer los polinizadores, las verduras no siempre tienen flores llamativas. Para asegurarse que las abejas encontrarán tus plantas de vegetales, nada mejor que plantar entre ellas flores con alta concentración de néctar y/o tonos azul, amarillo o blanco.

Las flores también pueden atraer insectos beneficiosos, como mariquitas, avispas, escarabajos de tierra. Como todo insecto, estos también tienen sus preferencias, así que puedes plantar perejil, cilantro y flores de la familia Aster, son excelente para atraer este tipo de insecto.

Por otro lado, existen algunas flores que repelen insectos indeseados de tu jardín. En este punto, lo mejor es pesquisar los insectos que pretendes alejar y elegir las flores ideales, nada como prueba y error. Los geranios, por ejemplo, repelen los escarabajos japoneses.

Si no puedes evitar una plaga, tener flores alrededor es una buena forma de salvar tus cultivos. Cuando una planta es atacada, puede que tenga que ser sacrificada y terminar en la basura. Muchas veces es mejor perder una flor que un cultivo que esperas a meses.

La biodiversidad y posibilidad de hacer un jardín, como antiguamente, plantando una gran variedad de cosas en un único lugar, el monocultivo, es realmente gratificante. Podrás jugar con colores, engañas plagas, confundir insectos y contemplar felizmente tu jardín.

Como plantar berenjenas orgánicas en tu jardín

Preciada en recetas de las más diferentes culturas, la berenjena es protagonista de muchos platos de la cocina mediterránea, hindú, francesa y de países del Oriente medio. El sabor multicultural de la berenjena ha surgido de la proliferación de su plantío, desde las zonas tropicales de China e India para todo el mundo.

La berenjena es fuente de proteínas, calcio, hierro, fosforo, además de sales minerales y vitaminas. Su valor nutricional es parecido al del tomate. Como planta medicinal, la berenjena auxilia el adelgazamiento, es diurética y reduce las grasas del hígado. La berenjena también es utilizada para reducir los niveles de colesterol, para ello, un zumo de ¼ de berenjena batida con 3 naranjas y edulcorante, puede ayudar bastante a controlar la enfermedad.

La berenjena se desarrolla bien en zonas de clima tropical o subtropical, sin exceso de lluvias. En época de floración, no soporta frio intenso o heladas. La temperatura ideal oscila entre los 18-25 grados.

La mejor época para plantar berenjenas es en primavera, verano y otoño, salvo en locales de clima caliente, donde podrá ser plantada todo el año. El suelo para su plantío debe ser suelto, revuelto y sin grumos, tierra orgánica con aplicación de abono orgánico y fertilizantes naturales. Puedes sembrar las berenjenas en vasos plásticos de 200 mililitros. Las semillas llevan unos 20 días para germinar.

Cuando presenten 6-7 hojas están listas para ser plantadas en tu jardín definitivamente. Haga el trasplante con cuidados, evitando daños en las raíces. Elija las horas más frescas del día, de preferencia por las tardes, de días nublados.

Al cosechar la berenjena, debes tener mucho cuidado, la que son muy sensibles a daños. Utiliza una tijera de poda o un cuchillo muy afilado para retirar las berenjenas de tu jardín, el pedúnculo es muy resistente.

Author

Escribir un comentario